“Fluidez en el lenguaje no es igual a simplicidad”

Toni Hill, autor de “Los ángeles de hielo”

Toni Hill es un escritor barcelonés, autor de la trilogía negra sobre el inspector Héctor Salgado que ha arrasado en ventas en la edición de bolsillo. “La trilogía salió directamente en formato de bolsillo. El éxito no lo esperábamos y la primera, El verano de los juguetes muertos, vendió más de 100.000 ejemplares en España y se vendieron los derechos a unos veinte países”, señala el escritor.

Pese al éxito cosechado, continuó publicando la trilogía en bolsillo pero negoció con la editorial que el siguiente libro sería en uno de los sellos estrella de la editorial. Ahora llega esta singular historia, titulada “Los ángeles de hielo”, que se desarrolla en una burguesa Barcelona de 1916, aunque sus tentáculos se mueven unos años antes, en 1908, y en 1931.

Toni Hill es psicólogo de formación, aunque ha dedicado buena parte de su vida a la traducción de libros. Estas dos facetas suyas se unen en “Los ángeles de hielo”, ya que la novela es un thriller psicológico de un ritmo lento que va in crescendo durante toda la trama para terminar conformando una historia desasosegante y perturbadora, donde realiza varias vueltas de tuerca que dejan al lector asombrado por lo giros que va dando la narración.

“La novela es una intriga psicológica, yo la definiría como Gótico-Noir”, apunta el autor barcelonés en la conversación que mantuvimos en una conocida cafetería de un hotel capitalino. No es desde luego una novela policiaca como su famosa trilogía, es algo radicalmente distinto. “No hay crimen al comienzo de la novela, como las policiacas al uso, pero muere mucha gente”, desvela Toni Hill y cree que su novela puede evocar un escenario parecido a la película Los otros.

El ambiente de la novela es muy gótico. La trama se desarrolla en un hospital que unos pocos años antes había sido un internado de señoritas y donde se cometió algún crimen. “La novela bebe de las fuentes clásicas. Es una novela coral pero, también, global, donde ocurren crímenes y muchas más cosas”, nos vuelve a anticipar el autor. La protagonista es una señora culta, distinguida, de comienzos del siglo XX, que no ha tenido relaciones sexuales en su vida. “El título ya anticipa por dónde se van a mover los sentimientos de la novela”, apunta Toni Hill y añade “es una novela sobre la represión sexual, en una época donde las mujeres comenzaban a ser conscientes de la libertad sexual”.

La novela tiene un elaborado trabajo de narradores. Una de las partes principales es el diario de la protagonista Águeda. Además hay un narrador omnisciente que cuenta la historia en 1916 y otro narrador que irrumpe, incluso intentando tomar el pelo al lector, en 1931 y que es Sebastián Freixas, un testigo que no ve todo lo que sucede pero que llega a imaginárselo si llega el caso. “He procurado que todas las voces suenen diferentes. No sé si lo he conseguido”, expresa de manera tímida.

“El diario de Águeda es lo primero que escribí. No sabía si iba a funcionar la novela, pero al tenerlo ya me di cuenta que había novela”, comenta el escritor. Una vez escrito el diario, comenzó con la trama en sí. “Tenía que tener cuidado en ir matizando lo que iba sucediendo para no hacer spoiler. Desde ese momento ya realicé la novela como aparece en el libro, alternando las tramas, pero siempre con mucho orden”, explica en la charla que mantuvimos una mañana de finales de invierno.

De lo que se muestra más orgulloso es del prólogo. “Conseguí escribir una escena que mantuviese el tono de la obra y que, además, fuese muy potente”, concreta. El proceso de documentación también fue muy elaborado. “Tuve que leer muchos libros sobre la Gran Guerra y sobre Freud y su hija. Averiguar los datos es relativamente sencillo, lo más difícil ha sido conocer la mentalidad y lo que pensaban las personas de hace un siglo”, reconoce.

De ahí el reflejo que hace, no sólo de la sociedad vienesa, sino de la catalana justo antes de comenzar el pistolerismo. “Barcelona en aquella época tenía una burguesía pujante y, sobre todo, muy rica, gracias a los negocios que se hicieron durante la guerra. Pero también tenían miedo a perder todos los beneficios que esa guerra les había dado, de ahí que se pervierta a sí misma”, comenta con precisión.

El tipo de novela que le gusta escribir a Toni Hill es la que se adentra en la mente de los personajes. “Por eso escribo historias con intriga psicológica, pero con una voluntad de estilo y complejidad estructural. Siempre procurando que haya ritmo en la narración y en la trama. Fluidez no es igual a simplicidad”, concluye el escritor best seller.

Next Post

mar Jun 28 , 2016
Signos ortográficos a punto de desaparecer: 1 El asterismo

Sorpresas