Tránsito de Jesús Manuel San Gil

índice

Hablamos del nuevo libro de Jesús San Gil, autor de la novela juvenil de años ago, Number nine, elegida por la fundación Ronald Macdonald.  Actualmente presenta Tránsito.

Esta una novela histórica con un punto potente de magia, ficción en el que su joven protagonista mediante su devenir la convierte en  un novela de pensamiento. El trasfondo histórico que abarca milenios, convertidos por San Gil en unas pocas páginas crean unos ambientes que aportan frescura, incluso  añaden con un tono juvenil de aprendizaje, -de hay el tema Tránsito- que no solo intenta reflexionar sino también entretener a la par que educar al lector. Nos permite evadirnos de la realidad mientras nos encontramos en su argumento.

El autor se implica en la diversidad cultural de forma global. Desconocemos bastante el mundo y creemos la falacia de qque nuestra forma de pensar es la única y la mejor. Nada más lejos de la realidad. Esa falta de perspectiva requiere mostrar el mundo a través del paso del protagonista por cuatro religiones diferentes. Un viaje mágico de por sí, al que el autor añade un vetón del castro de Ulaca en Ávila que invita a soñar al lector.

Number nine era una historia de la vida a través de la magia pero Transito habla de ideologías, religiones,  de ansias de poder, de libertad de pensamiento, de fe en las creencias propias. Libros como estos generan más preguntas que respuestas y nos permiten sacar nuestras conclusiones viendo que argumentos son los más válidos.

Parece un tema poco actual pero vivimos en un tiempo en que cada día parece nuevo y sin embargo, la vida y el comportamiento humano hna cambiado muy poco, hemos cambiado poco la historia y la antropología. Seguimos hace siglos en el mismo punto enraizados en esa vorágine de odio y el amor sin laberíntica salida.

Para que fuera más atemporal, el autor trasladó la base de la narración al siglo XVIII.

El estilo actual como novela juvenil de Number Nine se sigue recomendando en los institutos pero Tránsito es un libro más adulto,. Las religiones aunque aparentemente son una herencia de nacimiento marcan nuestra vida por simple casualidad como ser del Madrid o del Barça y que al no plantearnos ninguna pregunta más siempre siguen ahí. Por eso el autor espera que Tránsito tenga dos vidas, una ahora como novedad y otra como long-seller llegado a las las universidades e institutos. Adquirir una cultura general amplía aprendiendo y entreteniendo es su leif motiv.

San Gil espera que se aporte algo adicional que meramente el entretenimiento, que tenga mucho más calado, con una estructura con más ambientación, personajes y razonamientos. No quiere encasillarse, cree que se puede editar literatura infantil, juvenil y adulta alternándola durante toda su carrera.

En la Feria del Libro de Francfort y en Getafe Negro ha resultado un éxito que prevee un valor añadido tanto desde el punto de vista de los negocios como desde el punto de vista del lector. La organización de Getafe Negro  dejó presentar Tránsito contando incluso con  el presidente del Ateneo de Madrid.

En breve creemos que van a pasar muchas cosas, radio, prensa, blogs y todo esos eventos irán creando ese boca a boca que debe llevar a este libro a colocarse en donde le corresponde.

Ulaca, dentro de Tránsito

Este castro celta lo necesitaba el autor para que pudiera vivir esas cuatro vidas que él le había asignado a su Pietro. El vetón celta sería la herramienta necesaria para el desarrollo de la de novela. Por eso qué mejor que Ulaca, un poblado fortificado del siglo II AC, cerca de Villaviciosa.con un muralla de unos tres mil metros, casas con capacidad para mil personas, una auténtica ciudad para aquella época como marco de circunstancias. La ubicación elevada le daba una perspectiva insuperable, para el tránsito de mercancías. Es por eso que la elegió para que su protagonista viviera sus aventuras y sus transformaciones propiciadas por el vetón del castro de Ulaca.

La mujer a  lo largo de la historia

El papel de la mujer en Tránsito y la literatura en general es difícil de enmarcarlo por inabarcable. Su físico y su rol repetido sin descanso durante toda su vida fértil les impedía cazar pero sí recolectar por eso necesitaban a los hombres para alimentarse y refugiarse. La fuerza física y la libertad de movimiento limitaban el desarrollo femenino. La idea aristotélica fecundó la edad media forzando a la mujer como herramienta popular pero ese germen fue el núcleo que con el devenir del tiempo hasta llegar al actual los cambios pudieran moverse como Simone de Beauvior previó.

Dentro de Tránsito las mujeres juegan papeles diferentes. Son mujeres especiales. sobre todo dos perfiles creados a conciencia. Doña Julia la madre de Pietro, una mujer del siglo XVIII integrada, dominante, marcando los tiempos económicos de su época. Y Fátima, musulmana y madre, mucho más difícil de desarrollar pues su sociedad sigue tratándola como niña pequeña aunque al igual que en la Blblia no ha nada que la religión musulmana la considere como simple mercancía.

La visión del mundo en Tránsito

Las formas de ver el mundo y la vida entre occidente y oriente son muy diferentes. Hay una diferencia básica. En Oriente la visión es cíclica, la historia se repite vez tras vez mientras en occidente todo es lineal. En vez de dar vueltas ciclicamente como reencarnaciones los judeocristianos y los musulmanes solo vemos una línea en vez de un círculo.

Según el budismo y el confucianismo hay  una fuerte identificación con la naturaleza, todo vuelve y se repite. El Cristianismo ofrece esperanza, nunca se repetirá nada. Igual piensa el Islam.

or eso Pietro al tener que de vivir bajo esas cuatro religiones tendrá una visión global que generará más preguntas que respuestas al lector.

Por tanto creemos que cualquier lector con mentalidad abierta disfrutará consultará y comparará su propia cultura con las demás.

ietro sufre eso pero también lo gana. Todos los lectores de Tránsito sufrirán para ejercitar las muchas diferentes formas de  hacer las cosas y de hacerlas bien. Incluso dentro de las formas de vivir, observar,  tratar de entenderlos y quedarnos con lo bueno. Tránsito es una de esas pequeñas maravillas que no solo nos ameniza sino que nos cultiva y nos enseña tolerancia.

Esa tolerancia que un volante en las manos o un ratón en los dedos nos quita.

 

 

 

 

 

 

Pepe Rodríguez

 

Escrito por Jesús Manuel San Gilíndice

Jesús San Gil (Madrid, 1968) reparte su tiempo entre los satélites y la creación literaria. Novelista vocacional, cultiva también el relato corto e imparte talleres para alumnos de secundaria. Ha publicado cuentos en varias antologías y, en 2011, participó en el volumen Cuentos para Hambrientos 2, junto a Lorenzo Silva y otros autores de renombre.

Le gusta la música, la palabra escrita y viajar. Disfruta con la sencillez de Delibes, con los viajes interiores de Javier Marías y paseando por el Manhattan de Dos Passos. Admira a los genios anónimos que caminan por la vida confundidos entre la multitud, y dice ser un piloto poco habilidoso que desconoce la técnica apropiada para aterrizar con suavidad.

 FICHA TÉCNICA

Páginas: 466

Precio: 17.00 €

Pietro es un joven de familia acomodada que vive en la Roma de mediados del siglo XVIII. Debido a sus inclinaciones personales y a la educación que recibe, se obsesiona con la grandeza del antiguo Imperio Romano y decide dedicar su vida a devolverle a Roma el esplendor perdido. Sin embargo, esta tarea parece irrealizable hasta que un mago vetón se asienta en las proximidades de la ciudad y le promete ayuda para reconstruir el imperio a cambio de superar un juego sin reglas del que solo saldrá vencedor si es capaz de comprender el mundo.

La aceptación de las condiciones impuestas por el celta vetón llevan al protagonista a vivir cuatro vidas, cada una de ellas en el seno de una religión distinta (budismo, confucianismo, cristianismo e islam). Y tras encontrar las preguntas que el sabio le exige para superar el juego, Pietro recibe de él una singular esfera que, debidamente manipulada, podría dar lugar el advenimiento de los tiempos gloriosos. ¿Será Pietro capaz de seguir las instrucciones del celta para conquistar de nuevo el mundo? ¿Llegará a ver su imperio reconstruido o es un acontecimiento que verán las próximas generaciones?

Categorías Sin categoría Etiquetas

3 comentarios en “Tránsito de Jesús Manuel San Gil”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.