Te dibujaré una armadura La historia neuroATÍPICA de Otto

Mi niño no dibuja ni escribe, tampoco lo intenta. Coge el lápiz, hace una raya y con eso es suficiente. Entonces le obligo a hacer sus cuadernos de caligrafía, a unir puntos, a crear formas. Se concentra, se esmera, pone interés y después vuelve corriendo a su lado de la orilla, adonde quiera que él vive, adonde no puedo acompañarle.

¿A dónde vas a ir mi niño con el corazón tan blanco y el alma tan rubia?

Si por lo menos tuvieses espinas.

Como el Principito, eres puro y vienes de una estrella, no comprendes a las personas grandes, no mides el peligro, no te dejas interrogar y jamás olvidas una pregunta una vez que la hayas formulado.

Mi principito.

Que viajas por los planetas y buscas tu puesta de sol.

Yo te dibujaré una armadura, con espada y escudo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.